Facebook Linkedin Instagram Youtube

Por qué los niños necesitan pasar tiempo en la naturaleza

Octubre 06, 2020

Si algo está claro, es que este año los niños han pasado demasiado tiempo dentro de casa y poco en la naturaleza. Existen datos de otros países, pero que nos servirán para graficar: se dice que el niño estadounidense promedio pasa de 4 a 7 minutos al día jugando al aire libre sin estructura, y más de 7 horas frente a una pantalla.

¿Por qué salir al exterior y disfrutar de la naturaleza?

Estudios recientes han revelado el beneficio, incluso la necesidad, de pasar tiempo al aire libre, tanto para niños como para adultos. Algunos argumentan que puede ser cualquier ambiente al aire libre. Algunos afirman que tiene que ser un ambiente “verde”, con árboles y hojas.

Pero la verdad es que la mayoría de los estudios coinciden en que los niños que juegan afuera son más inteligentes, más felices, más atentos y menos ansiosos que los niños que pasan más tiempo en el interior. Si bien no está claro cómo se producen exactamente las mejoras en el funcionamiento cognitivo y el estado de ánimo, hay algunas cosas que sabemos sobre por qué la naturaleza es buena para las mentes de los niños.

7 razones de por qué es positivo salir a la naturaleza

  • Desarrolla la confianza: al jugar en la naturaleza no existe mucha estructura ya que hay miles de formas de interactuar con ella. Dejar que tu hijo elija cómo trata la naturaleza significa que tiene el poder de controlar sus propias acciones.
  • Promueve la creatividad y la imaginación. el juego no estructurado hace que piensen con mayor libertad, diseñando sus propias actividades.
  • Enseña responsabilidad. confiarle a un niño que cuide las partes vivas de su entorno significa que aprenderán lo que sucede cuando se olvidan de regar una planta o sacan una flor desde sus raíces.
  • Proporciona estimulación diferente. La naturaleza puede parecer menos estimulante que el videojuego en el celular , pero en realidad, activa más sentidos: puede ver, oír, oler y tocar ambientes al aire libre.
  • Hace que los niños se muevan. Estar en la naturaleza es full ejercicio. Y esto no solo es bueno para su cuerpo s, sino que parece hacer que se concentren más.
  • Los hace pensar. La naturaleza crea una sensación única de asombro que ningún otro entorno puede proporcionar. Los fenómenos que ocurren de forma natural en los patios y parques todos los días hacen que los niños hagan preguntas sobre la tierra y la vida que sustenta.
  • Reduce el estrés y la fatiga. Según la teoría de la restauración de la atención (contenido en inglés), los entornos urbanos requieren lo que se llama atención dirigida, lo que nos obliga a ignorar las distracciones y agota nuestros cerebros. En los entornos naturales, practicamos un tipo de atención sin esfuerzo conocido como fascinación suave que crea sensaciones de placer, no de fatiga.

¡Ahora! Vamos de paseo.

¿Cuánta exposición solar puedes tener los niños entre los 6 a 12 meses?Descubre el frasco de la calma para que tu hijo se relaje