Facebook Linkedin Instagram Youtube

Mito o realidad: la hidratación infantil varía durante el verano

Noviembre 27, 2019

El verano pareciera haber llegado porque las temperaturas han estado muy altas. Muchos padres se preguntan cómo influye la temperatura en la hidratación de sus hijos, por eso comenzaremos explicando la importancia de la hidratación.                

Tomar agua es clave                                                   

La hidratación adecuada de nuestros organismo es un requisito para la mantención de la salud y fundamental para la vida. El agua es el principal solvente que permite las reacciones químicas vitales de nuestro organismo, lo que mantiene las funciones corporales.

Dentro de las funciones del agua se encuentran:

  • Ser el medio de transporte de los nutrientes a las células del cuerpo
  • Ser el medio de transporte para el retiro de residuos o sustancias de deshecho.
  • También ayuda a regular la temperatura corporal mediante la redistribución del calor desde tejidos activos hasta la piel y mediante el enfriamiento del cuerpo a través del sudor                                        

Ningún otro nutriente es tan esencial o necesario en cantidades tan elevadas. Pero entonces, ¿si hace más calor hay que tomar más agua?

Sí, en verano debemos tomar más agua por el calor

Ya que vimos que el agua es tan importante, tal vez te preguntes si le estás dando suficiente a tu hij@. No hay una cantidad mágica ni fija de agua que los niños necesiten tomar cada día. La cantidad de agua depende de la edad, el tamaño, el estado de salud y el nivel de actividad. 

Por lo general, los niños deben ingerir algo de líquido en las comidas y cuando tienen sed. Pero, si tu hijo está enfermo, hace mucho calor o ha hecho mucha actividad física, necesitará tomar más. 

¿Son los niños y bebés más propensos a deshidratarse?

La respuesta también es sí. La deshidratación es más probable que ocurra en bebés y niños pequeños que en niños mayores o en adultos debido a que los cuerpos pequeños son capaces de almacenar menos fluido y de perderlo más rápidamente. Además, los niños tienen un área de superficie corporal mayor en relación con su peso que un adulto, lo que significa que el riesgo de deshidratación de un niño es mayor que en un adulto.                                          

Los síntomas de la deshidratación son los siguientes:                                        

  1. Ojos hundidos.
  2. Disminución de la frecuencia de micción (pañales secos).
  3. Ausencia de lágrima al llorar.                            
  4. Boca seca y/o pegajosa.                                     
  5. Disminución de la actividad física.                                           
  6. Mayor irritabilidad. 

En Salas Cuna y Jardines Vitamina, tenemos un protocolo de hidratación que contempla lo siguiente:            

¡Recuerda, si hace mucho calor, si tu hij@ ha estado enfermo y ha perdido líquidos o ha hecho mucho ejercicio, debes entregarle más hidratación! 

En Vitamina el alimento del mes es el melónFuncionamiento Jardines Vitamina- Lunes 2 al viernes 6 de diciembre