Facebook Linkedin Instagram Youtube

Los cambios más importantes que ocurren entre los 6 a 12 meses en la conducta de tu bebe

Octubre 06, 2020

El crecimiento de un bebé es muy acelerado, por lo que su conducta va cambiando mes a mes. A partir de los seis meses el desarrollo cognitivo y motor hace que tu bebé vaya adquiriendo nuevas habilidades. 

Alrededor del final del primer año muchos niños habrán aprendido a caminar e incluso, quizás, a decir sus primeras palabras, produciéndose un desarrollo importante en la conducta del niño. 

Conducta motora:

  • Puede sostener su propia cabeza y permanecer sentado de manera autónoma. 
  • Puede mantenerse en sus extremidades, iniciando el gateo hasta llegar a caminar alrededor de los 12 meses. 
  • Puede sostener un objeto en cada mano y pasar un objeto de una mano a otra.
  • Después de los 9 meses puede ocupar el pulgar y el índice para tomar las cosas como una pinza. 
  • Consigue meter y sacar objetos de cajones o recipientes, también puede abrir o cerrar puertas. 

Conducta cognitiva: 

  • Aumenta la capacidad de exploración y curiosidad. 
  • Puede entender el significado del “no” y algunos gestos como las risas o aplausos cuando hace algo correcto. 
  • Les gusta jugar con el espejo y aprender bastante con este. Alrededor de los 8 meses son capaces de reconocerse en este. 

Conducta del lenguaje: 

  • Puede empezar a balbucear y a emitir sílabas. 
  • Sabe palabras simples y recurrentes en su día a día como mamá y papá.
  • Asocia ya ciertas palabras con acciones o cosas que son parte de su cotidianeidad. 

Conducta socio afectiva: 

  • Ya comienza a rechazar a personas que no son tan conocidas. 
  • Muestra interés y participa de juegos. 
  • Sonríe y se ríe frente a estímulos. 

Todos estos son hitos del desarrollo, pero siempre hay que recordar que estos se van presentando a tiempos distintos dependiendo de cada bebé. Si te preocupa la ausencia de alguno de estos en la conducta de tu hijo puedes consultarlo con su pediatra.  

Mi hijo se destapa toda la noche, ¿qué hago?La importancia de la vitamina D y la exposición solar en niños