Facebook Linkedin Instagram Youtube

Los primeros 1000 días de vida de tu hijo son claves, estas son las razones de por qué

Julio 15, 2020

El desarrollo que ocurre durante los primeros 1000 días de vida de un niño son cruciales para el resto de su crecimiento. En estos mil días, desde la concepción hasta el segundo año de vida, es donde la maduración del cerebro es más rápida, por lo que es importante aportar los suficientes nutrientes y experiencias para que el niño tenga un comienzo saludable

Durante los primeros 1000 días hay que preocuparse de mantener una buena alimentación para la madre y el niño, en conjunto con un buen entorno que potencie el desarrollo de las habilidades cognitivas e inmunológicas de tu hijo.

Estas son las áreas que se desarrollan en esos primero 1000 días.

5 áreas del desarrollo infantil que se asientan los 1000 primeros días

  • Desarrollo cognitivo: el cerebro crece rápidamente, siendo el momento de mayor actividad y desarrollo cerebral. Durante el embarazo la madre necesita alimentarse de forma saludable y tomar las vitaminas prenatales que el médico le indique para darle la mejor base de crecimiento a su hijo. Después del nacimiento la lactancia materna será lo mejor y, en caso de no ser así, darle la fórmula adecuada con los nutrientes necesarios para un desarrollo sano.
  • Desarrollo del habla: en estos primeros 1000 días se asimila y decodifica el lenguaje. Para que aprenda, el niño necesita escuchar y ser estimulado mediante el habla de la gente que lo rodea. Su vocabulario irá aumentando de forma progresiva, hasta que se sienta capacitado para unir palabras e intentar formar frases simples. Luego de los primeros 1000 días continuará el desarrollo del habla a partir de la base que se construyó, por lo que es determinante el progreso que se logra esos primeros dos años.
  • Desarrollo motor: durante los primeros 1000 días el niño aprende a sujetar su cabeza, mover los brazos, coordinar movimientos, mantener el equilibrio, caminar y correr, es decir, desarrolla la motricidad gruesa.
  • Desarrollo emocional: las relaciones que mantiene con su entorno y su familia son muy importante para su desarrollo emocional. Es donde el niño empieza a establecer su personalidad y seguridad. Es importante el asentamiento de una autoestima saludable para una buena evolución del resto de sus habilidades. Acá el apego seguro es clave, ya que si el niño desarrolla una relación segura y estable con sus padres, aprenderá que es seguro explorar el entorno y relacionarse con él.
  • Desarrollo habilidades sociales: es necesario que el niño aprenda a interactuar con gente de su entorno para obtener los recursos suficientes, adquiriendo confianza para su futuro. Los modelos mentales de relación que desarrolla en esta etapa permanecen a lo largo de su vida y determinan los tipos de relaciones que establece en su etapa adulta.

Los estímulos que reciba el niño estos primeros 1000 días son cruciales para un desarrollo saludable. Hay que poner énfasis en una buena alimentación, tanto de la madre como de su hijo, y en el entorno que lo rodea, preocupándose de estimularlo con experiencias enriquecedoras.

El peligro de las intoxicaciones en casa: qué precauciones tener y qué hacer si mi hijo se intoxicaVitamina en tu casa: minuta semanal de alimentación 20/07 al 24/07