Facebook Linkedin Instagram Youtube

Aprende a leer las etiquetas de los alimentos para comprar de manera consciente

Septiembre 22, 2020

Saber leer las etiquetas de los alimentos no es algo fácil, los signos pare negros ayudan a saber si el alimento es alto en sodio, calorías, azúcar y grasas saturadas. Pero hay todo un etiquetado que nos permite tener más información.

Acá te contamos qué pasos debes seguir para leer de manera correcta las etiquetas y conseguir una alimentación adecuada para tu hijo.

Cómo leer las etiquetas paso a paso

Paso 1

Ver el número de porciones:  toda la información que aparece en el etiquetado está medida de acuerdo a una porción, por lo que hay que calcular las cantidades de acuerdo a cuántas porciones se consumen. Hoy en día las tazas y pocillos son más grandes, entonces hay que fijarse en su porte y en el tamaño de la porción del alimento al momento de servirle la comida a tu hijo. 

Paso 2

Revisar los ingredientes: estos aparecen en orden, los primeros son los que se encuentran en mayor cantidad. Y siempre es preferible elegir un producto que contenga la menor cantidad de ingredientes posibles, ya que es probable que signifique que es menos procesado que un alimento que tiene más ingredientes. 

Paso 3

Fijarse en las grasas saturadas, el colesterol y los azúcares: siempre prefiere alimentos bajos en grasas saturadas y en grasas trans, ya que estas últimas elevan el colesterol malo y disminuyen el bueno. También el consumo alto de azúcares está relacionado con múltiples trastornos, por lo que es mejor elegir alimentos que tengan un contenido bajo de estos.

Paso 4

Tomar en cuenta la sal: esto se puede ver en la cantidad de sodio que contenga el producto, es importante controlar su consumo ya que su abuso se asocia a la hipertensión. 

Las cantidades necesarias que hay que consumir de cada elemento varían de persona a persona, por lo que si tienes alguna duda es mejor consultarlo con el médico de tu hijo.

¡5 razones de por qué es importante volver al jardín!Cómo potenciar las experiencias sonoras entre los 6 a 12 meses