Facebook Linkedin Instagram Youtube

¿Mi hijo se come las uñas, qué puedo hacer?

Octubre 21, 2020

El hábito de comerse las uñas no solo se limita a los adultos ya que también puede afectar a las personas durante la infancia. Esto puede ser pasajero o puede durar varios años, por esto es importante intentar ayudar a tu hijo a quitarse este hábito lo antes posible.

Cuando el comerse las uñas se convierte en algo regular se denomina onicofagia, que se define como el hábito nervioso de comerse las uñas de manera inconsciente. Determinar la causa puede serte útil para ayudarlo a tiempo.

Por qué hay niños que se comen las uñas:

Pueden haber muchas causas detrás de un niño que se come las uñas, pero encontrar el motivo y evitar que tu hijo se exponga a este puede ayudar a que tu hijo pierda este hábito. 

Una de las razones principales de porqué tu hijo se come las uñas puede ser por estrés o ansiedad. También influye la gente que lo rodea, ya que si ve constantemente que una persona cercana se come las uñas, puede sentirse inclinado a imitar este comportamiento. Hay otros casos donde puede ser por aburrimiento, frustración o algún malestar que lo lleve a actuar compulsivamente. 

Observa y presta atención en los momentos que ves que tu hijo se come las uñas, esto te ayudará a determinar la razón detrás de este comportamiento. 

Qué hacer con un niño que se come las uñas: 

  • Explícale: conversen acerca de este hábito, cuéntale porque debería dejar de hacerlo y hazle saber que tú estás para ayudarlo.
  • Házselo notar: si lo ves comiéndose las uñas y él no se ha dado cuenta, hazle saber lo que está haciendo. Pero no lo retes, ya que sólo causará que tu hijo tenga más ansiedad respecto a su hábito. 
  • Cambia el foco de atención: si vez que tu hijo se come las uñas puedes intentar distraerlo de esto recomendándole que cambie su atención jugando con algo o dándole un objeto para que tenga las manos ocupadas. 
  • Acordar una palabra clave: conversen y acuerden utilizar una palabra específica que sea el código para que le llames la atención cuando se está comiendo las uñas frente a otras personas, ya que esto quizás puede causarle vergüenza, aumentando el estrés que puede tener. 

Siendo persistente con las maneras de evitar que tu hijo se coma las uñas, se irá haciendo más fácil para él que deje este hábito. Si tienes alguna preocupación respecto a esto no dudes en consultar al pediatra de tu hijo. 

Cómo reforzar los hábitos de seguridad e higiene en tiempos de pandemiaVolver al jardín, ¿Qué es la ansiedad por separación?