Facebook Linkedin Instagram Youtube

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar y conocer sus emociones?

Octubre 01, 2020

Los niños aprenden a usar correctamente las palabras que escuchan en su cultura y familia. Por eso, cuando los padres hablan de una amplia gama de emociones, los niños aprenden a comprender sus propias emociones y las de otras personas.

Comprender y aceptar las emociones es el primer paso para aprender a regularlas. Un aspecto vital para la vida.

Si te estás preguntando cómo podría haber 50 emociones diferentes, te interesará la Rueda de las Emociones, inventada por la Dra. Gloria Willcox, que ilustra de manera colorida la riqueza de las emociones disponibles para nosotros.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a gestionar y conocer sus emociones?

Las 4 emociones básicas

Puedes simplificar las cosas hablando solo de cuatro emociones básicas, profundizando a medida que tu hijo esté listo:

  • Felicidad, que incluye amor, alegría y paz. Este es nuestro estado natural, cuando estamos fluyendo.
  • Miedo, que es una reacción a una amenaza e incluye terror, ansiedad (miedo a una amenaza no especificada), preocupación (miedo a una amenaza específica) y la sensación de impotencia o indefensión. Ten en cuenta que cuando los mamíferos sienten miedo, se puede convertir en ira como defensa.
  • Tristeza, que es una reacción a la pérdida y la decepción, e incluye dolor, depresión y soledad. Ten en cuenta que muchas personas se defienden de la decepción y la tristeza al enojarse.
  • Ira o Enojo, que es una reacción a una amenaza interna o externa e incluye irritación, frustración y rabia. Ten en cuenta que cuando no se escucha la ira, la persona puede volverla hacia adentro y convertirse en depresión o pena.
¿Cómo puedes enseñarle a tu hijo sobre las emociones?

El simple hecho de observar lo que siente tu hijo y otras personas y comentarlo sin juzgar les enseña a los niños a identificar las emociones en ellos mismos y en los demás.

En el día a día, busca oportunidades para reconocer los sentimientos de tu hijo:

  • “Pareces frustrado”.
  • “¡Estás saltando! ¡Debes estar emocionado!”
  • “Entiendo. Te sientes más seguro cuando sabes exactamente lo que va a pasar. Yo también.”
  • “¡Te escucho! ¡Realmente no te gustan las espinacas y desearías no verlas nunca más! “

Cuando hables con tu hijo sobre las emociones, intenta no “dar sermones”. En cambio, hazle preguntas que le ayuden a aprender mediante la reflexión. Por ejemplo, puede hacer preguntas como:

  • “Si te sintieras enojado con un amigo, ¿qué podrías hacer?
  • “Si se sintieras enojado conmigo, ¿qué podría hacer?
  • “Si se sintiera enojado porque tu torre de bloques se cayó, ¿qué podría hacer?”
  • “¿Tomas una mejor decisión cuando te siente enojado o cuando te sientes tranquilo?”
  • “¿Qué te ayuda a calmarte cuando estás enojado?”

Cuando los padres consideran que las emociones forman parte de una rica vida humana y hablan de ellas y las modelan de manera positiva, los niños pueden aprender a reconocer y gestionar una amplia gama de emociones.

Cuando tu hijo comienza a hablar sobre sus emociones, está dando el primer paso para aprender a manejar su comportamiento.

La hidratación infantil entre los 6 y 12 meses3 recetas para disfrutar los nuevos ingredientes primaverales en las papillas