Facebook Linkedin Instagram Youtube

Preparando las primeras papillas: guía paso a paso

Abril 11, 2018

¡Qué gran momento! Tu hijo ya va a comenzar a comer sus primeras papillas. Si eres mamá o papá primerizo puede que tengas muchas dudas con respecto a este hito, a la forma de preparación y de conservación de las primeras comidas sólidas.

Introducción de la alimentación complementaria

Por lo general, cerca de los 6 meses los niños están listos para comenzar a recibir otra alimentación aparte de la leche materna o leche de fórmula. Esto debido a que sus necesidades nutricionales van en aumento.

A esta edad, también sus cuerpos están lo suficiente desarrollados para absorber los nutrientes de alimentos sólidos. Por otro lado, comienza la etapa exploratoria donde los sabores, texturas y olores de la comida será un gran estímulo para su aprendizaje.

Consistencia, cantidad y composición de las papillas

Las primeras papillas deben ser un puré suave, sin grumos, ni trozos de fibra que estimulen el reflejo de extrusión.

Este se debe dar en pequeñas cantidades, e ir avanzando conforme se acepta de buena forma la alimentación. Cerca de los 8 meses los niños deberían comer 150 ml de comida (3/4 taza), más 100 ml (1/2 taza de fruta); y a los 9 meses 200 ml (1 taza) de papilla y 100 ml (1/2 taza) de fruta, en cada comida. Estas cantidades son referenciales y pueden variar en distintas oportunidades.

La papilla debe llevar cereales, más vegetales variados según la disponibilidad y carnes de preferencia bajas en grasa (vacuno, pollo o pescado). Se recomienda agregar 2,5-3,0 ml de aceite vegetal crudo, eventualmente se pueden agregar algunos condimentos naturales de sabores no muy intensos como orégano, comino, laurel, en cantidades pequeñas (Fuente: MINSAL).

Paso a paso para preparar las primeras papillas

Revisemos el paso a paso para que las primeras papillas de tu hijo queden exquisitas:

  1. Lo primero que debes hacer antes de cocinar es lavarte muy bien las manos.
  2. Selecciona los ingredientes. Idealmente no deberían llevar muchos las primeras semanas. Se recomienda usar tres verduras de diferente color en cada comida.
  3. Lava y corta los ingredientes (en tablas separadas las verduras de la carne) y considera las porciones de papilla que deseas preparar de una vez.
  4. Cocina los ingredientes en agua hirviendo o al vapor lo justo y necesario para que estén cocidos, así mantendrán sus vitaminas intactas.
  5. Saca los ingredientes de la olla. Machacalos o licuálos hasta que tengan consistencia de puré.
  6. Recuerda no agregar sal ni azúcar a los alimentos.
  7. Agrega 1 cucharada de aceite a la porción que va a comer tu hijo.
  8. Separa la porción que vaya a comer en ese momento y guarda lo demás en el refrigerador hasta 48 horas.

Las variaciones de la papilla son infinitas. Y solo tu hijo te dirá cuál es la que le gusta más. ¡Felicitaciones por una nueva etapa cumplida!

 

¿Cómo abrigar a tus hijos para los cambiantes días otoñales?