Facebook Linkedin Instagram Youtube

Por un verano seguro: cómo prevenir accidentes en la piscina

Enero 17, 2018

Verano es sinónimo de calor, piscinas y vacaciones. Una combinación que puede ser peligrosa si no tomamos las debidas medidas de seguridad cerca del agua.

La asfixia por inmersión es el mayor miedo de los padres, ya que es la cuarta causa de muerte en el mundo y la primera en hombres entre los 5 y 14 años. En nuestro país es la primera causa de muerte en niños mayores de 1 año.

Los accidentes en playas y piscinas son 100% prevenibles. En el caso de la seguridad, no existe ninguna medida que sea total, por eso es la suma de las medidas la que asegura que nuestros niños estarán seguros.

Conductas seguras en piscinas:

  1. Si hay menores que se están bañando o jugando cerca de la piscina asegurar vigilancia permanente de adultos
  2. Jamás dejar la puerta de la reja de acceso a la piscina abierta.
  1. Respetar los horarios de uso de la piscina. Fuera de éstos se realizan trabajos de mantención por los cuales puede ser peligroso ingresar.
  2. Enseñar a nadar precozmente a los niños (desde los 4 años es la recomendación de la Academia Americana de Pediatría  o a lo menos que aprendan a flota Esto no remplaza la supervisión de los adultos.
  3. Uso correcto de flotadores: es recomendable que niños pequeños utilicen chalecos salvavidas, adecuados a su edad y peso; en niños menores, se deben usar aquellos con “capuchón flotante” y correas que pasan por la ingle para evitar que se salgan.
  1. Evitar la práctica de piqueros, bombitas, entre otras, ya que generan  peligro de accidentes tanto para quienes participan de estos juegos (golpes en el fondo, con daño cervical), como para aquellos que nadan tranquilamente en la piscina (caída de una persona encima de ellos).
  2. No acercarse al ducto de desagüe, especialmente en piscinas públicas o centros vacacionales, donde la fuerza de succión es mayor debido al volumen de agua.
  3. Evitar correr por los bordes de la piscina, que habitualmente están mojados y pueden ocasionar caídas dentro y fuera del agua.
  4. Luego de comer se debe esperar, a lo menos 1,5 horas, antes de ingresar al agua. Durante la digestión, el organismo está destinando mayor cantidad de oxígeno a esta función y no a la práctica de ejercicio físico.
  5. Mantén los juguetes lejos de la piscina cuando la piscina no esté en uso.
    .
  6. Vacía las piscinas inflables después de cada uso, los niños se pueden ahogar incluso en 6 centímetros de agua.

¡Con estos tips esperamos que tus hijos y tú disfruten de un verano sin contratiempos!

4 pasos para usar el bloqueador de forma correcta9 Consejos para viajar con niños en avión