Facebook Linkedin Instagram Youtube

Por qué no debes usar la comida como un premio

Noviembre 08, 2017

Usar la comida como un premio o recompensa no es inusual si hablamos de la alimentación infantil. ¿Cuántas veces les has prometido un helado o un dulce si “se portan bien”?

Si lo que deseamos es inculcar buenos hábitos alimenticios, el caer en la tentación de premiar o castigar con comida, en el largo plazo puede generar todo lo contrario.

¿Qué es la alimentación emocional?

La “alimentación emocional”  consiste en usar la comida en situaciones que nos afectan emocionalmente, tanto negativa como positivamente. Por ejemplo: si ofreces un dulce o un paquete de papas fritas cuando tu hijo se sacó una buena nota, es decir, como un premio, lo más probable es que se acostumbrará a recurrir a este tipo de productos a lo largo de su vida cuando quiera recompensarse por alguna acción o resultado.

El problema de la alimentación emocional es que provoca una satisfacción momentánea, un placer que desaparecerá cuando se termine el alimento. Por lo tanto, es clave enseñarle al niño a diferenciar el hambre física, de la emocional. Haciéndole saber que debe alimentarse porque su cuerpo necesita nutrientes, y estos deben ser “buenos nutrientes”.

A largo plazo, este sistema de premios puede generar problemas de salud, como sobrepeso, obesidad o trastornos alimenticios.

La educación a través de premios no es recomendable

El ofrecer constantemente premios (o castigos) por conductas, hará que los niños centren la atención de sus actos en la posibilidad de un premio. Esta motivación externa (y que busca complacer), poco los enseña sobre normas y valores familiares o de la sociedad en su conjunto.

Entonces, ¿qué puedes hacer como padre para evitar el uso de la comida como premio?

Enseñarles cuál es la comida saludable y cuál es la no saludable, y ser consecuentes con lo que queremos que aprendan, a la hora de ir al supermercado y a la hora de alimentarnos en casa. Si queremos que nuestros hijos coman sano, tenemos que comprar sano y comer sano.

Recuerda siempre y enséñale a tus hijos que alimentarse en una necesidad vital, como respirar y dormir.

 

5 ideas, fáciles y rápidas, de colaciones infantiles saludables