Facebook Linkedin Instagram Youtube

Consejos para crear hábitos alimentarios saludables en los niños

Septiembre 07, 2017

¡El gusto por la variedad de alimentos de tu pequeño comienza en el útero! ¿Sabías que durante el embarazo se desarrollan los sentidos del gusto y el olfato de tu hijo? Así es, y para el Tercer Trimestre ambos son funcionalmente maduros.

Así, los malos o buenos hábitos de la mamá son compartidos por su hijo en desarrollo dentro de su útero.

La evolución de los hábitos alimentarios desde el recién nacido a los mayores de 24 meses

0-6 meses: lactancia

Una vez que tu hijo nace, comienza una experiencia totalmente nueva si de alimentación hablamos. Durante la lactancia, al igual que en el embarazo, tu hijo puede experimentar suaves diferencias de sabores en su leche dependiendo de qué hayas comido tú.

6-11 meses: comienzo alimentación complementaria

Si acepta mejor una preparación que otra evitar mezclarlos para “engañarlo”, pues con esto generas desconfianza y rechazo a recibir alimentación en general.A pesar de la costumbre que tenemos de que los niños deben comerse toda la comida, debemos respetar cuando el niño no quiera comer más. Siempre vigilando que no sea un rechazo total a la ingesta de alimentos, sino un tema de aprendizajes y hábitos.

12 a 23 meses: introducción de picados

Lo ideal para esta etapa, sobre todo cuando no acepte su comida, es ofrecerle alimentos para comer con las manos. Así se entretendrá, estimulará y sentirá que tiene más control a la hora de alimentarse.

No es recomendable incluir en la dieta de los pequeños alimentos que no son beneficiosos para la salud por ejemplo, aquellos alimentos con elevado contenido de energía o calorías, sal/sodio, azúcares o grasas saturadas, como las golosinas, cereales de desayuno azucarados, chocolates, confites, helados, galletas, pasteles, jugos y bebidas de fantasía, snacks dulces o salados.

24 meses y más: comiendo solo

Lo más importante en este momento es ser un apoyo para que pueda ir comiendo solo, de forma que avance en su desarrollo.

El desayuno es básico para que niños y niñas piensen con rapidez, presten atención y se comuniquen con el entorno de forma adecuada.

Si el niño no va a pasar más de 4 horas sin comer, las colaciones no son necesarias. Pero si en el jardín o colegio están instauradas, siempre preferir una porción pequeña de un alimento saludable.

Algunas recomendaciones para esta etapa son: dar alimentos en trozos pequeños para que el niño pueda tomarlos con su propia cuchara; ofrecer diferentes texturas, colores, olores y sabores para reforzar habilidades masticatorias y estimular su apetito.

El comer en familia (¡lejos de pantallas!), en un ambiente tranquilo y de afecto, es ideal para educar hábitos por medio de la imitación y sumar alimentos nuevos al menú. Recuerda que estas instancias son perfectas para dar el ejemplo.

Finalmente, evitar alimentos que tengan el mensaje de advertencia: “ALTO EN” CALORÍAS, AZÚCARES, SODIO Y GRASAS SATURADAS, tales como bebidas gaseosas, néctares y jugos azucaradas, golosinas, alimentos de cóctel, productos de pastelería y snacks dulces y salados.

En Vitamina nuestras celebraciones incluyen selección de alimentos saludables y en menor medida con un bajo contenido de azúcar.

Nuevo centro Vitamina San Bernardo ¡Ya Abrimos!Rescata estos 5 juegos tradicionales en familia este fin de semana