Facebook Linkedin Instagram Youtube

Mito: ¿El agua puede ser reemplazada por jugo?

Octubre 29, 2018

El agua es un nutriente esencial para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo, por lo que NUNCA debemos dejar de tomarla. Pero ¿se puede reemplazar por otro tipo de líquidos como los jugos de fruta o bebidas gaseosas?

El 60% de nuestro cuerpo es agua y a diario perdemos aproximadamente 2 litros con el sudor, respiración, orina, entre otros, por eso es necesario mantenernos hidratados, sobre todo los niños menores de dos años. Ellos muchas veces no expresan verbalmente las ganas de tomar líquido, de ahí la importancia de hacerles un hábito y según su edad, entregarle la cantidad de agua necesaria. Los jugos de fruta se recomiendan a partir de los 6 meses de edad, pero nunca debemos reemplazarlos por el agua.

¿Cuánto y qué tipo de líquido o agua deben tomar los niños según edad?

Lactantes

La Academia Americana de Pediatría (AAP) recomienda que la leche humana sea el único nutriente para alimentar a los bebés hasta aproximadamente los 6 meses de edad. Para las madres que no pueden amamantar o que deciden no hacerlo, puede utilizarse fórmula preparada como una fuente completa de la nutrición. No hay ninguna indicación nutricional para dar jugo de fruta a bebés menores de 6 meses.

Es óptimo evitar completamente la ingesta de jugo en lactantes antes de un año de edad. El aumento de caries en la dentadura infantil ha sido asociado con el consumo de jugo. Los lactantes pueden consumir fruta entera, triturada o como puré. Después de 1 año de edad, el jugo de fruta puede utilizarse como una comida o colación, sin embargo el agua siempre es favorable, sobre todo en los meses de más calor, para evitar una deshidratación.

Niños de 1 a 6 años de edad

El jugo de fruta y las bebidas gaseosas son fácilmente sobre consumidos por los niños pequeños y jóvenes porque tienen buen sabor. Además, están convenientemente envasados o pueden colocarse en una mamadera o taza cubierta transportable y ser llevado durante el día.

Debido a que el jugo se considera nutritivo, los padres no suelen establecer límites de consumo, sin embargo, es mejor que los niños pequeños sean alentados a consumir fruta entera en lugar de jugo, ya que la ingesta excesiva de este puede generar diarrea, obesidad infantil, desnutrición o el desarrollo de caries dentales. Con respecto a las gaseosas, es preferible darles agua porque las primeras pueden contribuir al desequilibrio energético.

Hidratación en los niños: ¿Cuánta agua deben tomar?Entretenidas formas de preparar el huevo

Notice: Undefined index: utm_source in /var/www/html/wp-content/themes/fable/functions.php on line 174