Facebook Linkedin Instagram Youtube

Consejos prácticos para manejar las pataletas

Septiembre 26, 2017

Si tu hijo tiene entre 2 y 4 años, seguramente ya estarás escuchando bastante una palabra: pataleta. Es entre estas edades donde son comunes, frecuentes y esperables las sobre reacciones de los niños.

Las pataletas se activan cuando los niños se ven enfrentados a situaciones que les provocan rabia o frustración, ya que es una forma de comunicación. Y, a pesar de lo que podemos creer, son una parte clave de su desarrollo.

Es por medio de ellas, que los niños aprenden a identificar sus emociones y a regularlas, de forma de conocer las mejores maneras de expresarlas.

Consejos para el manejo respetuoso de rabietas y pataletas

  1. Calma: sabemos que el cansancio puede hacerte sobre reaccionar frente a una pataleta. Recuerda que los adultos son modelos para sus hijos, por lo tanto, si la forma que tienen de comunicarse con ellos es inadecuada (por ejemplo enojados y gritando), eso estarán enseñando. Una atmósfera tranquila, ayuda a recuperar el control; tomarle, abrazarle u ofrecerle una actividad que le distraiga.
  2. Empatizar: es importante tomarse el tiempo para intentar entender cuál fue el gatillantede la pataleta y ponerle nombre a lo que crees que le está pasando. Por ejemplo: “te enojaste porque se cayó el juguete”; “te dio pena porque tenías muchas ganas de jugar con ese autito y otro niño lo tomó ”.
  3. Distraer: nadie más que tú, sabe qué actividad ofrecer a su hijo en momentos de rabietas. Busca una alternativa atractiva que lo calme.
  4. Reforzar: si tu hijo logra calmarse y dejar de lado el enojo, reconócelo. Abrázalo, dile que lo hizo bien y hazle saber que valoras su esfuerzo.
  5. No al “tiempo fuera”: dejar a tu hijo solo hasta que “se le pase”, no es lo mejor. Esta estrategia no lo ayuda a que aprenda a manejar sus emociones, aumentan la rabia y pena y le enseñan que en los momentos difíciles no puede contar contigo.
  6. Juego y humor: son fundamentales para facilitar que un niño colabore con las órdenes o reglas que queremos que cumpla. Decirle “guarda tus juguetes ahora” no es lo mismo que decirle “¿quieres ser mi ayudante especial para guardar?
  7. Evita explicaciones largas: en medio de una rabieta, no es buen momento. Una vez que todo vuelva a la calma, busca un momento para hablar de lo que ocurrió y explorar juntos otras maneras en que pueda reaccionar la próxima vez.

 

Rescata estos 5 juegos tradicionales en familia este fin de semanaLa importancia de la hidratación y su protocolo en Vitamina