Facebook Linkedin Instagram Youtube

Por qué es importante asistir al control sano de tu hijo

El control sano es una visita rutinaria al médico donde se evalúa la salud y el desarrollo del niño. Este debería producirse desde el nacimiento del niño hasta que este tenga 9 años, que dependiendo de la edad se hace con distinta frecuencia. 

Es importante que se cumpla con las visitas al control sano, ya que así se pueden detectar y evitar enfermedades o anomalías en el desarrollo del niño. En el caso de que el bebé o niño no fuera controlado periódicamente, se expone a la posibilidad de no detectar falencias nutricionales, cognitivas, sensoriales, psicomotoras y/o socio-emocionales.

¿Cada cuánto llevar a tu hijo al control sano?

  • Recién nacido: A los 15 días de vida y luego mensualmente.
  • De 0 a 6 meses: todos los meses.
  • De 6 a 12 meses: cada dos meses.
  • Del primer año al segundo: cada tres meses. 
  • Después de los dos años: cada seis meses.

¿Qué se evalúa en el control sano?

  • Se realiza un examen físico completo del niño, evaluando la altura y el peso, además de la vista y el oído. 
  • Se controla el estado nutricional y el desarrollo psicomotor.
  • Realización de seguimiento del calendario de las vacunas
  • Se realiza evaluación psicosocial del niño(a).

Recomendaciones de seguridad para asistir durante la pandemia

  • Antes de programar la cita llama a la clínica o visita su sitio web para ver qué medidas de seguridad toman en el lugar. 
  • Haz las preguntas que tengas sobre las medidas de seguridad, como si se puede enviar la factura electrónicamente o límites de personas que pueden ir a la consulta.
  • Ponte la mascarilla. Si tu hijo es mayor de dos años recuerda que tambien debe contar con la suya (No se recomienda el uso de mascarillas en niños(as) menores de 2 años por el riesgo de asfixia que esto implica).
  • Lávate y lávale las manos al niño antes y después de la consulta médica, o utiliza un desinfectante para manos antes y después de tocar superficies o elementos en los lugares públicos. 
  • Evita que tú y el niño se toquen la cara, ojos, nariz y boca.
  • Intenta de mantener el distanciamiento físico de ti y el niño en relación a otras personas. Este debe ser de al menos 1 metro de distancia.

Recuerda, no dejes de agendar el control sano de tu hijo!


Cómo lograr que tu hijo pruebe nuevos alimentosTaller de reciclaje: fomentando el cuidado del medio ambiente