Facebook Linkedin Instagram Youtube

Alimentos que debes vigilar mientras tu hijo los come por el riesgo de asfixia

Octubre 04, 2017

Los niños se llevan todo a la boca. Desde el momento en que pueden tomar cosas con su mano, hasta aproximadamente los 4 o 5 años, debemos estar siempre muy atentos a los riesgos de asfixia por atragantamiento.

Cuando un niño se está asfixiando, significa que un objeto, generalmente un alimento o un juguete, se ha quedado alojado en su tráquea (la vía respiratoria), impidiendo que el aire fluya con normalidad hacia y desde los pulmones, de modo que el niño no puede respirar bien.

La asfixia es la cuarta causa de muerte accidental en niños menores de cinco años, de acuerdo con el New York State Department of Health. Pero la buena noticia es que el atragantamiento se puede prevenir.

La recomendación es mantener fuera del alcance de los bebés y los niños pequeños alimentos tales como uvas, vienesas, zanahorias crudas, nueces o maní; cortar los alimentos en pedacitos que no excedan 1,27 centímetros para los bebés y los niños pequeños. Revisemos algunos de los alimentos específicos que la Academia Americana de Pediatría recomienda no dar a menores de 4 años.

Los 10 alimentos y objetos con mayor riesgo de asfixia en niños:

  1. Caramelos duros o pegajosos: ya que les pueden obstruir parcial o completamente la tráquea o quedarse pegados a ella.
  2. Vegetales crudos y otros alimentos duros: estos son alimentos que necesitan ser masticados con un movimiento de trituración, por eso deben sólo presentarse a niños de más de 4 años que ya saben cómo masticar. Los niños más pequeños pueden tratar de tragar estos alimentos completos puesto que no perfeccionan habilidades más sofisticadas de masticación y esto podría obstruirles la tráquea. La mejor forma de presentarlos es rallados o picados finamente, para no retrasar su incorporación a la dieta
  3. Palomitas de maíz: sus bordes son a veces rasposos y los granos a medio reventar podrían atascarse en su garganta bloqueando la respiración.
  4. Monedas, botones u otros objetos pequeños como tapas de lápices
  5. Vienesas: tienen prácticamente la misma forma y tamaño que las vías respiratorias de los niños, por lo que pueden bloquearlas y producir un atragantamiento. Se recomienda cortar la salchicha de forma vertical.
  6. Frutos secos y semillas: los frutos secos pueden ser muy duros para que los niños pequeños los trituren completamente; las semillas pueden ser demasiado pequeñas para causar asfixia pero pueden atorarse en las vías respiratorias de los niños y causar una infección.
  7. Baterías o pilas de litio tipo botón: la ingestión de una de estas baterías puede ser mortal producto de las lesiones en el esógafo que produce.
  8. Imanes para refrigerador
  9. Trozos o pedazos de carne o de queso: debemos cortar la comida en trozos que no excedan los 1.27 cms.
  10. Mantequilla de maní o nutella: su textura gruesa y pegajosa puede hacer que sea difícil de tragar para un niño pequeño que no sabe cómo cómerla. Solo pueden comerla si es en muy pequeñas cantidades.
Las alergias alimentarias y otras necesidades especiales en VitaminaCómo construimos la minuta de alimentación en Vitamina