Facebook Linkedin Instagram Youtube

La importancia del casco al andar en bicicleta

Octubre 18, 2017

Andar en bicicleta es una de las actividades favoritas de todo niño. Y como padre debes asegurarte que tu hijo pueda practicar esta actividad con seguridad.

La utilización de casco de bicicleta reduce el riesgo de sufrir lesiones graves en la cabeza en caso de accidente. Las cifras son convincentes. Usar el casco disminuye el riesgo de lesión craneal y cerebral en un 63-88%, y el riesgo de fallecimiento es un 26%.

La capacidad protectora del casco se basa en absorber parte de la energía, distribuirla sobre una superficie mayor, y aumentar el tiempo de transferencia.

Establece la regla “sin casco no hay viaje“. Esto es válido para bicicletas, skates, scooters, patines y esquí. Los niños de menos de un año no tienen la suficiente fuerza en el cuello para soportar un casco, por lo tanto, no deberían ser transportados en bicicleta.

Para que cumpla su función protectora tiene que estar bien colocado, ser del tamaño y peso adecuado y estar en perfecto estado.

Haz la Prueba de Ajuste para saber si está bien puesto

  1. Ojos: Coloca el casco en su cabeza y observa. Debes poder ver la parte baja de la armadura del casco.
  2. Boca: dile a tu hijo que abra su boca tanto como pueda. ¿Siente la presión del casco? Si no es así, aprieta las correas.
  3. Orejas: Asegúrate que las correas una vez abrochadas formen una “V” por debajo de sus orejas. Las correas deben estar cómodamente apretadas.

Otras recomendaciones para el uso correcto

  • No debe tener golpes. En ese caso hay que reemplazarlo. El casco debe estar en perfecto estado para que sea efectivo.
  • Como papá debes dar el ejemplo usando también el casco cuando andes en bicicleta.
Cómo construimos la minuta de alimentación en Vitamina7 sencillas claves para que los niños duerman mejor