Facebook Linkedin Instagram Youtube

Pediculosis: qué hacer para evitar el contagio de piojos

Agosto 08, 2019

Hay que decirlo, los piojos son una de las peores pesadillas de mamás y papás. Estos pequeños bichitos que arman campamentos en la cabeza de los niños (y de los adultos también), se contagian muy fácilmente.

¿Sabías que la pediculosis afecta principalmente a las niñas con una relación de 2:1 respecto a los niños, es decir, dos niñas versus un niño? ¿Sabías también que se da por el contacto cabeza a cabeza y que los piojos pueden vivir hasta 28 días en el cuero cabelludo? Bueno, estas son algunas cifras, pero comenzamos por lo principal.

¿Qué son los piojos?

Son bichos muy pequeños que tienen casi el tamaño de una semilla de sésamo. Se alimentan de pequeñas cantidades de sangre del cuero cabelludo y generalmente pueden vivir de 1 a 2 días sin alimentarse de ella.

Los piojos ponen huevos (liendres) y los adhieren al cabello, cercano al cuero cabelludo, su color es entre amarillas y blancas. El desarrollo de estos molestosos bichos es rápido: viven aproximadamente 28 días y se desarrollan en 3 fases: huevo o liendre, ninfa y piojo adulto.

·         Huevo o liendre: Se incuban entre 6 y 9 días. Los huevos generalmente se encuentran de 4 a 6 mm del cuero cabelludo y no sobreviven si están más lejos.

·         Ninfa: Luce como un piojo adulto pero es mucho más pequeña. Las ninfas se convierten en adultas aproximadamente 7 días después de salir del huevo.

·         Piojo adulto: Puede multiplicarse rápidamente y poner hasta 10 huevos por día. A los huevos recién puestos solo les lleva entre 12 y 14 días alcanzar la adultez.

¿Cómo puedo detectar si mi hijo tiene piojos y liendres?

Podríamos decir que hay tres síntomas cuando:

1.      Se rascan la nuca por más de 30 segundos seguidos

2.      Se rascan por detrás de las orejas de forma constante

3.      Picazón de cuello debido a la toxina que los piojos inyectan al succionar sangre.

Para comprobar si tus hijos tienen o no pediculosis, revisa su pelo haciendo separaciones en un lugar iluminado.

Qué funciona a la hora de prevenir el contagio de piojos

Existen miles de mitos relacionados con su contagio; como por ejemplo que lavarse poco el pelo propicia su aparición o que el rapar a los niños evitarán 100% el contagio. A continuación te contamos lo que sí ayuda a prevenir la pediculosis:

  • Evitar que los niños tengan contacto directo entre sus cabezas.
  • No dejar que compartan gorros, cepillos, colets ni accesorios para el pelo.
  • Recogerles el pelo si lo tienen largo.
  • Revisar con frecuencia las cabezas de los niños, detrás de las orejas y en el nuca separando el pelo. Es más fácil sacar un par de liendres, incluso manualmente, que erradicar toda una colonia, con piojos ya adultos.

Además, les recomendamos mantener el pelo de niñas y niños desenredado. De esta forma será más fácil de ver si hay contagio y por ende, de sacar lo antes posible estos molestos bichitos. Para eso es importante adoptar medidas de prevención como las revisiones periódicas para evitar el contagio o la multiplicación de pediculosis. Si pese a estas revisiones se produce el contagio, es recomendable utilizar tratamientos pediculicidas como Launol a nivel familiar y lavar con agua caliente los elementos que hayan tenido contacto con el pelo para evitar la reinfestación, explica Virginia Socias, Director Médico Laboratorio Chile/Teva.

¡Si tus hijos han tenido piojos antes o no, siempre es bueno recordar cómo prevenirlos!

Mes del niño: entretenidos panoramas para celebrarlos sin gastar de másTrabajemos el buen trato: respeto hacia el otro y el entorno