Facebook Linkedin Instagram Youtube

10 cosas que ocurren cuando los niños juegan

Febrero 16, 2018

¡Pocas cosas hay más educativas, estimulantes y divertidas que el juego! Jugar con otros es parte fundamental del desarrollo infantil y de otros procesos que hoy te explicaremos en detalle.

Jugar es una actividad innata y esencial. Por medio de él nos conocemos y aprendemos del mundo que nos rodea.  

10 cosas diferentes que ocurren en paralelo cuando los niños juegan

1.- Activa la función cerebral:

Al jugar se reduce la ansiedad y se regula el estado de ánimo con la producción de serotonina.

2.- Proporciona un estado de calma:

Se mantiene un estado de calma y de felicidad con la producción de encefalinas y endorfinas. Y éstas, en conjunto con la dopamina que impulsa la imaginación, crean el estado perfecto para la creatividad.

3.- Posibilita el aprendizaje:

La exploración y el juego posibilitan el aprendizaje, ya que en la medida que la niña y niño descubre, va aprendiendo de esas experiencias, Su cerebro genera millones de conexiones neuronales nuevas.

4.- Enseña cómo resolver problemas:

El juego de exploración implica resolver problemas, manipular, explorar y ganar control sobre una actividad. De este forma el niño aprende que él mismo puede controlar el proceso y el resultado de toda actividad.

5.- Promueve la actividad física:

La mayoría de los juegos infantiles incluyen moverse. Saltar, correr, escalar, esconderse… todas excelente formas de hacer actividad física. Así, el juego contribuye de forma positiva en la salud y en el desarrollo muscular del niño. Mejorando el control motor y su coordinación entre la vista y el tacto.

6.- Potencia la imaginación:

Al jugar, hacer ejercicio físico y pasar momentos agradables, se liberan dopaminas. Esta hormona influye en procesos cognitivos que impulsan la imaginación y la creación de imágenes

7.- Promueve la colaboración:

Muchos tipos de juegos son colaborativos. El trabajo en equipo se aprende en la práctica. Y el juego de roles y simbólico es perfecto para que los niños aprenden a colaborar.

8.- Desarrolla la empatía:

El juego simbólico los ayuda a tener una mejor idea de lo que es real y lo que no lo es, les permite experimentar los sentimientos y las emociones de otros, y ser sensibles al impacto que sus acciones tienen en la gente que les rodea.

9.- Ayuda a establecer lazos sociales:

El juego une, de eso no hay duda. Pueden haber niños que no sean amigos, pero que al encontrarse en la plaza y ser parte del mismo juego, se convierten instantáneamente en compañeros de aventuras.

10.- Fortalece lazos existentes:

Cuando los seres humanos juegan, se establece una relación de cariño entre los miembros de la familia, creando experiencias y sentimientos positivos que nunca se olvidarán.

En resumen, cuando los niños juegan potencian sus capacidades cognitivas, sociales, emocionales y lingüísticas. ¡A jugar!

Los pañales: ¿está mi hijo listo para dejarlos?¿Buscando jardín infantil para tu hijo? Estas son 9 cosas en las que debes fijarte