Facebook Linkedin Instagram Youtube

El período de adaptación: una nueva etapa llena de desafíos

Febrero 22, 2019

Entrar a la sala cuna o al jardín infantil es, en muchos casos, la primera vez que los niños y niñas salen de su ambiente familiar y se desprenden de su figura de apego. Por ello, el período de adaptación implica un gran cambio no sólo para ellos, sino también para toda su familia.

En Vitamina comprendemos la complejidad de este proceso y concentramos todos los esfuerzos de nuestro equipo educativo para favorecer un ambiente de contención, seguridad y cariño, tanto para el niño como para su familia. Entendemos que todos son diferentes y tienen su propio ritmo de adecuación, por eso este período debe ser un proceso gradual, en el que los padres cumplen un rol fundamental a la hora de entregar la confianza necesaria para que el niño pueda dar su primer gran paso.

El período de adaptación:

¿Qué podría sentir tu hijo los primeros días?

  • Inseguridad: ya que está en un lugar que no conoce, con personas nuevas
  • Querrá estar más cerca de ti los primeros días
  • Puede ser que no quiera sociabilizar ni hacer actividades grupales
  • Observará y de a poco se irá integrando a los juegos en grupo
  • Podría llorar en algún momento, lo que es normal, debido a las diferentes emociones que está sintiendo y que no había experimentado antes.

¿Cómo lo puedes apoyar?

  • Es importante ser sinceros y explicarles en palabras simples por qué deben ir al jardín, aclarar sus dudas en forma positiva, destacando lo entretenido que será jugar y compartir con nuevos amigos.
  • Acompáñalo y transmítele la tranquilidad que está en un lugar seguro.
  • Invítalo a seguir explorando
  • Si se interesa por jugar con algún material, acompáñalo
  • Si consideras que será de ayuda, lleva un objeto significativo para tu hijo. Es una buena herramienta para el desarrollo de la confianza en este nuevo lugar.
  • No lo obligues a interactuar si no quiere. Cada persona tiene su ritmo.
  • En la sala se parte del equipo. Incorpórate a las experiencias con naturalidad, sin interrumpir la rutina educativa.
  • Siempre despídete y coméntale a tu hijo que vas a volver por él. Que aproveche de jugar, aprender y pasarlo bien.
  • Nunca salgas ni te vayas a escondidas. Esto puede causar desconfianza en tu hijo.
  • Vuelve puntualmente a la hora acordada. Es importante que cumplas con el horario que le indicaste a tu hijo.
  • Lo más importante es entender que cada niño tiene su propio ritmo. No hay plazos correctos ni aceptables.

Para Vitamina los papás son parte de este proceso y cada día pueden ir acompañando a su hijo por el período de tiempo que estimen conveniente. Por esta razón, nuestra política de puertas abiertas y espacios transparentes es fundamental, pues permite que los familiares puedan visitar a los niños cuando quieran y ver en todo momento lo que están haciendo, usando áreas especialmente acondicionadas como la ludoteca y la sala de lactancia. Pueden ir a darle comida, mudarlo, hacerlo dormir, jugar, etc., participando de su día a día como si estuvieran en casa.

Esperamos que estos consejos prácticos te sirvan para vivir una buena adaptación en armonía, sin apuros ni presiones.

Calendario para niños: responsabilidades según su edadLa Betarraga: diferentes y entretenidas recetas para preparar este alimento

Notice: Undefined index: utm_source in /var/www/html/wp-content/themes/fable/functions.php on line 174