Facebook Linkedin Instagram Youtube

6 tips para alimentar mejor a tu hijo

Septiembre 06, 2016

Considerando que el sobrepeso y sus enfermedades asociadas son afecciones nocivas para los niños, en Vitamina consideramos necesario incorporar desde que son pequeños una dieta saludable. Se vuelve de vital importancia prevenir obesidad en niños, ya que esta enfermedad aumenta cada vez más sus cifras tanto en Chile como en el mundo. Por eso, evita los malos hábitos en la alimentación de tus hijos, tomando nota de los siguientes consejos.

1. Pon atención a la rotulación

Una medida importante, implementada a nivel gubernamental y destinada a mejorar la alimentación de los niños, es la Normativa asociada a la rotulación de alimentos. A través de ella, se busca que los padres tomen conciencia respecto a qué comen sus hijos y, además, que las comidas saludables sean incorporadas en su día a día. Pon atención a estas etiquetas para tomar mayores consideraciones sobre cuáles son los alimentos más beneficiosos para la salud de tus pequeños. Lo más importante en esta etapa es evitar y retrasar lo más posible la ingesta de alimentos altos en sodio (componente de la sal) y sacarosa (azúcar), debido a que ellos alteran la percepción de los sabores naturales, como los de las frutas y verduras y dificultan la tarea de incorporarlos en la dieta pues el sabor en contraste se hace imperceptible y poco atractivo.

2. Recompensa vs castigo

La mayoría de los padres suelen premiar los logros de sus hijos con golosinas o comida chatarra. Es importante que los adultos dejen de ver este tipo de comidas poco saludables como una potencial recompensa para los niños, sobre todo considerando que pueden ser perjudiciales para la salud cuando se consumen en exceso. Pero tampoco olvides que los cambios en el estilo de vida de tus hijos deben ser graduales y paulatinos, de lo contrario ellos podrían considerar un cambio muy drástico en la alimentación como un castigo. La alimentación debe ser percibida como un proceso natural por parte del niño y una necesidad básica asociado al autocuidado, para lograr esto, debemos respetar una rutina y predicar con el ejemplo, tal como hacemos con los hábitos higiénicos o el sueño, la alimentación debe organizarse, tener horarios y cantidades regulares y adecuadas. En casos en los que queramos celebrar ya sea un cumpleaños o un logro, momentos en los que la comida culturalmente se transforma en una recompensa o motivo de alegría, podemos hacerlo y hacer parte a los niños de esto, pero siempre teniendo la precaución de elegir una versión más natural y presentarla de una manera atractiva.

3. Dieta equilibrada

Las frutas y verduras deben ser el pilar de cualquier dieta dirigida a niños, para que ellos puedan beneficiarse de las propiedades de estos alimentos. Por lo anterior, en la medida de lo posible, los niños deben llevar una dieta equilibrada que incorpore los distintos grupos de alimentos. Prevenir obesidad en niños no tiene por qué significar que su alimentación deba ser aburrida, si no que puedes buscar recetas o consejos de gastronomía para que tus comidas sean tan saludables como nutritivas. En esta etapa ampliar la variedad de ingesta de alimentos naturales es una tarea que debe ser llevada a cabo de manera paulatina y que requiere de nuestro compromiso, paciencia y perseverancia, los niños aprenden a comer y como cualquier proceso de enseñanza debe ser guiado y acompañado, reforzado siempre con el ejemplo.

4. Minimizar la sal

La sal en exceso produce efectos nocivos en los riñones y el sistema digestivo, daños que pueden generar hipertensión y tienen directa relación con el desarrollo de la obesidad en menores de edad. Por lo que es importante que reduzcas su consumo al mínimo y que optes por alternativas saludables a este producto. Puedes empezar por utilizar distintos condimentos naturales en vez de sólo salar tus comidas, la idea es que tus hijos puedan apreciar los verdaderos sabores de cada preparación. Los alimentos nuevos deben ser presentados siempre de uno a uno y luego, cuando constituyen preparaciones realizar el trabajo de reconocerlos y saborearlos, permitiéndoles reconocer sabores e identificar ingredientes. Cuando existe un reconocimiento de una variedad amplia de alimentos podemos incorporar aromas y sabores nuevos.

5. Ejercicio y juegos

La actividad física es fundamental para que los niños se mantengan saludables. Para motivarlos y que el deporte no les parezca aburrido, debemos plantearlo como un juego y buscar maneras creativas para incentivar este hábito entre los más pequeños del hogar. Incentiva el que tus hijos se mantengan activos, acompañando sus actividades y reduciendo las horas que pasan frente a la pantalla del computador, televisor o tablet.

6. Reemplazar gaseosas y jugos

Un mal hábito, que suele repetirse constantemente, es dar a los niños bebidas gaseosas y jugos con excesivo contenido de azúcar. Acostumbrarlos a que beban agua desde pequeños, así como a apreciar el refrescante aporte que entregan los jugos de frutas e infusiones o tés helados.
Es importante evitar el sobrepeso y prevenir obesidad en niños, ya que esta enfermedad puede derivar en problemas de salud mucho más complejos. Por ello, una correcta alimentación será fundamental para lograrlo, todo está en generar el ambiente y las condiciones propicias.

“Mi hijo es sumamente feliz en Vitamina”Principales beneficios de la educación parvularia