Facebook Linkedin Instagram Youtube

7 capacidades que los niños desarrollan a través del juego

Octubre 07, 2016

El juego constituye un elemento básico en la vida de un niño, que además de divertido es fundamental para su desarrollo. Pero ¿por qué es importante y qué les aporta? El juego activa los sentidos y fomenta la concentración, aspecto clave para el desarrollo del aprendizaje.

Mediante el juego se van desarrollando múltiples capacidades entre las que se encuentran:

    Físicas: para jugar los niños se mueven constantemente con lo cual desarrollan su coordinación psicomotriz y la motricidad gruesa y fina. Al moverse se ejercitan sin darse cuenta, lo que promueve el desarrollo muscular y potencia la agilidad. El ejercicio es saludable para todo su cuerpo y genera cansancio lo que a su vez contribuye con un buen dormir.

    Desarrollo sensorial y mental: los ejercicios de estimulación temprana en los que se fomenta la discriminación de formas, tamaños, colores y texturas, son la manera más entretenida para desarrollar la capacidad intelectual, de razonamiento y de aprendizaje. Los juegos de atención como los puzzles, los juegos de memoria o los de lógica, ayudan a los niños mejorar la concentración, estimular el desarrollo cognitivo y conocer más sobre la relación entre acción y reacción.

    Afectivas: al experimentar emociones como sorpresa, expectación o alegría, los niños aprenden a conocerse mejor, a distinguir por qué y cómo se sienten. Con esto aprenden poco a poco a regular y controlar sus estados emocionales, algo básico para su bienestar y buen funcionamiento a lo largo de toda la vida. Juegos como “guiar al ciego” o “la caída hacia atrás” ayudan a generar confianza en la otra persona, mientras que recordar escenas de películas o jugar a personificar títeres con distintos estados de ánimo, hacen que los niños experimenten emociones a través de los personajes y las hagan propias.

    Creatividad e imaginación: desde los dos años en adelante, los niños incorporan la imaginación en sus juegos, junto con la imitación. Es importante potenciar su creatividad fomentando que en sus juegos imaginarios mezcle situaciones de la vida diaria, con otras creadas por él. Los escenarios como los castillos o los barcos piratas, inspiran el juego de acción que tu hijo tanto disfruta, mientras que otros como jugar al almacén o a representar las profesiones facilitan que su imaginación vuele alto.

    Forma hábitos de cooperación: Fomentar juegos donde no hay ganadores ni competencia entre quienes participan, promueven el desarrollo de relaciones de cooperación donde todos los niños se mueven por un objetivo común. Un ejemplo de fácil implementación es juntar un grupo de niños e invitarlos a construir un castillo con cajas y/o otros elementos reutilizados en casa.

    El juego hace que los bebés y niños pequeños aprendan a conocer su cuerpo, los límites de él y su entorno. Actividades tan simples como apuntar a las partes del cuerpo, cantar canciones infantiles que hacen alusión al cuerpo o jugar “Simón dice” ayudan a entender la funcionalidad y utilidad de cada una de sus partes.

    El juego favorece el desarrollo motor y el conocimiento, a la vez propone distintos desafíos y aprendizajes; los niños deben disfrutar de sus juegos y recreaciones y deben ser orientados hacia fines educativos para así conseguir el máximo beneficio.

Frases radiales Vitamina Septiembre 20167 claves para que los niños duerman mejor