Facebook Linkedin Instagram Youtube

6 principales dificultades de aprendizaje en los niños

Noviembre 29, 2016

¿Recuerdas a Papelucho? El entrañable personaje de la literatura infantil chilena, el niño que nos hizo reír con sus aventuras y sus graciosas palabras inventadas. Si te acuerdas de él, probablemente conozcas uno de sus libros titulado ¿Soy Dixleso?, diario de vida en que describe su dificultad de aprendizaje: la dislexia. A Papelucho le costaba expresarse y solía confundir palabras, lo cual no aplacaba su inteligencia e ingenio, al igual que ocurre con muchos niños que poseen hoy problemas aprendizaje. Estos niños simplemente ven y entienden las cosas de una manera diferente, lo que compromete su concentración en clases, sus estudios, o algunas tareas que resultan mucho más complejas para ellos.

En definitiva, un problema de aprendizaje es un problema que afecta la manera en que una persona recibe y procesa la información, y puede manifestarse de diferentes maneras. En Vitamina te detallamos los principales tipos de dificultades de aprendizaje en niños:

Dislexia: es una dificultad que se presenta en los niños cuando están aprendiendo a leer, es una alteración que se genera en el neurodesarrollo y que se manifiesta en una dificultad para decodificar las palabras

Disgrafía: afecta la forma de escribir de una persona, lo que se traduce tanto en una mala letra, como en faltas de ortografía recurrentes y un enorme trabajo a la hora de plasmar sus ideas en el papel.

Discalculia: en niños pequeños, como su nombre lo indica, la discalculia se manifiesta en la dificultad para reconocer números y contar, lo que más adelante puede llevar a tener complicaciones para resolver problemas matemáticos básicos o memorizar las tablas de multiplicar, por ejemplo.

Dispraxia: es un trastorno psicomotriz que afecta la coordinación de los movimientos. Un menor con dispraxia, podría tener problemas al amarrarse los cordones de los zapatos o con tareas similares e igualmente sencillas. También manifestará dificultades en el habla y será considerablemente más sensible a aromas, luces, sabores y olores, entre otros.

Trastorno de procesamiento auditivo: tiene relación con la forma en que el cerebro procesa los sonidos. Niños con este trastorno tienen problemas al entender y recordar lo que se les dice, por lo que les cuesta diferenciar palabras similares.

Trastorno de procesamiento visual: se trata básicamente de la dificultad para interpretar las imágenes, diferenciar objetos similares entre sí y coordinar las funciones de ojos y manos.

No es fácil diagnosticar uno de estos trastornos, no sólo porque cada niño es diferente, sino también porque ellos mismos desarrollan estrategias adaptativas para desenvolverse en el medio social y ser aceptados. Sin embargo, podemos considerar algunas señales como una alerta de ciertos problemas aprendizaje:

– Dificultad para sociabilizar

– Problemas para concentrarse, memorizar y obedecer órdenes

– Falta de ganas de leer o escribir

– Dificultad para entender ideas abstractas

– Demasiada o muy poca atención a los detalles

– Realizar tareas de manera lenta

¿Por qué es importante descubrirlo a tiempo?

Los niños suelen darse cuenta cuando no encajan en un grupo y se frustran al ver que no logran hacer las cosas con la misma facilidad que sus pares. Esto los desanima, su autoestima merma y, con ello, su situación puede empeorar. Es por esto que es tan importante que sus padres observen cualquier señal que indique un problema aprendizaje.
Mientras antes se detecte e inicie el tratamiento, mejores posibilidades tendrá el niño de superar sus dificultades y mejorar sus expectativas a futuro. Para ello, los padres deben estar atentos ante cualquier anomalía en el comportamiento y desarrollo de sus hijos, pedir la opinión de su educadora y consultar directamente con un especialista. La idea es contar a tiempo con alguna evaluación de manera que, una vez que se establezca un diagnóstico claro, puedan investigar y aprender todo lo que puedan sobre el determinado trastorno. Lo más importante, finalmente, es tomar un rol activo en el proceso y apoyar al niño de la mejor manera posible.

7 claves para que los niños duerman mejorLos juguetes que incentivan la creatividad de los niños